Variedades de las etiquetas termoencogibles

Las etiquetas vienen en una variedad de colores, incluyendo blanco, transparente, brillante y mate; además, pueden ser rígidos, flexibles, comprimibles y destructibles.

PVC

Los cosméticos, las bebidas, los productos alimenticios, los medicamentos, los juguetes y los electrodomésticos son ejemplos de aplicaciones de etiquetas PVC. Se utiliza habitualmente en artículos que necesitan aislamiento eléctrico, como el embalaje de baterías. Del mismo modo, es bastante frecuente en el uso de bandas de seguridad para diferentes productos.

Los aditivos o plastificantes utilizados en la producción de la película retráctil de PVC son fundamentalmente necesarios. El resultado es que se vuelve quebradizo y con un tono amarillento a medida que la película envejece. De igual manera, puede fracturarse y volverse frágil cuando se expone al frío, por lo que debe mantenerse a una temperatura de aproximadamente 25°C.



PET

Las etiquetas de PET pueden ser de numerosos tipos, incluidas las que tienen una opacidad mínima del 99%, lo que ofrece a los artículos envueltos una vida útil más larga porque la luz no los desintegra. La opacidad del film retráctil blanco es de aproximadamente el 85%. En el reverso se imprime en negro para obtener la opacidad necesaria, y los diseños están protegidos en el anverso por una laca. Además, pueden encogerse hasta un 78% con el calor.

Las etiquetas retráctiles se aplican de dos maneras: en el formato de dirección de máquina (MD), se enrolla una etiqueta sobre el envase horizontalmente en la dirección de la máquina. A continuación, se sella y posteriormente se encoge, utilizando calor, para adaptarse a la forma del envase.

El formato sleeve, que consiste en una etiqueta tubular que se coloca sobre el envase y luego se encoge (con calor) para ajustarse a su contorno, proporciona un ajuste adecuado, aunque los ritmos de aplicación suelen ser más lentos y los precios son ligeramente superiores a los de la aplicación MD.